Medición secundaria: radioactividad

Nos contó un tiempo decidirnos entre varias opciones en cuanto a medición secundaria. Finalmente nos decidimos por intentar medir la radioactividad.

La radioactividad es una forma de contaminación silenciosa, pero peligrosa y a veces letal. Son muchos los isótopos radiactivos que se pueden encontrar en el aire, bien por causas naturales, bien por causas artificiales como fugas en instalaciones. Los isótopos radiactivos se asocian a las centrales nucleares, pero están presentes en muchas otras instalaciones, como por ejemplo los hospitales. La radiactividad no se ve, no se huele, no se oye. Esto la hace más peligrosa, ya que si no se dispone de mediciones preventivas puede provocar importantes problemas sobre el ambiente y sobre la salud. La contaminación radiactiva se difunde con facilidad debido, entre otras causas, a las corrientes de aire, por lo que los problemas que genera no se limitan a la zona en la que se ha producido.

Para medir esta radioactividad se usan los contadores Geiger. Los contadores Geiger no distinguen entre tipos de radiación, sino que miden todo el nivel en general. Este depende de muchos factores: altitud (por la radiación de fondo), tipo de suelo (por materiales radioactivos) y fugas de gas radón son las principales fuentes naturales. Como fuentes artificiales, hay principalmente por instrumental médico, y centrales nucleares. Contrastando nuestros datos con los que esperaríamos de manera natural por las condiciones en Zaragoza, podremos estimar la contaminación radiactiva. Los niveles son, de todos modos, muy relativos, pudiéndose duplicar con sólo 1000 m de diferencia en altura, o triplicar según el tipo de suelo. Por ejemplo, en un avión comercial a 8000 metros de altura puede alcanzar valores por encima de 8 microsieverts/hora, niveles muy altos que en la superficie serían preocupantes. En Galicia, los niveles medios de radiación por el suelo son casi cinco veces mayores que el levante español.

Os dejamos a continuación una imagen donde se pueden ver los diferentes niveles de dosis y cómo nos pueden afectar, además de una definición de miliSievert, que es una de las medidas más populares para medir radioactividad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *