Una prueba vale más que mil cálculos. Prueba del paracaídas

El primer paso a la hora afrontar la construcción del paracaídas es calcular el diámetro adecuado. Después de investigar en Internet, nuestros cálculos se han basado en el trabajo de la web RocketMime. En el apartado de «Parachute Descent Calculations» desarrollan con detalle todo el análisis, desde el punto de vista de la Física, para la construcción de un paracaídas. Sus explicaciones y ejemplos son muy claros.

 

Toda esta información está en el enlace siguiente: http://www.rocketmime.com/rockets/descent.html

 

Después de realizar, y repetir varias veces, los cálculos para construir el paracaídas, conseguimos construirlo. Subirlo al dron y dejarlo caer desde 100 metros de altura el día de la prueba en el Planetario de Huesca sin saber siquiera si se iba a abrir, era un gran riesgo. Así que decidimos hacer un prueba antes de «la hora de la verdad».

 

Estuvimos buscando un lugar seguro y con cierta altura donde poder lanzar el paracaídas y una carcasa vacía del LanuzaCan con unas cuantas piedras dentro para simular el peso final.

Al final nos dimos cuenta que el puente de las Fuentes pasa por encima del rio y también de un tramo de la ribera donde no hay árboles y tampoco pasa mucha gente. Además, la altura del puente sobre esta zona es de unos 12 metros y pensamos que sería suficiente para la prueba.

Cogimos el paracaídas, la carcasa del LanuzaCan y unas cuantas piedras y nos fuimos al puente para hacer la prueba.

Si queréis saber cómo fue la prueba, no dejéis de ver el video 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *