Robogur – Un proyecto para los más pequeños

Durante todo este año hemos compartido diferentes tipos de experiencias y proyectos, más o menos técnicos, realizados desde 4º de Primaria y hasta Bachillerato. En esta ocasión,  hemos elegido un proyecto que realizamos en el primer ciclo de primaria desde hace unos cuantos años: el Robogur.

Esta actividad la realizamos durante el tercer trimestre y consiste en fabricar un artefacto que simula un robot y su movimiento, a partir de:

  • un vasito de yogur
  • un motor de continua
  • un portapilas
  • interruptor
  • 2 pilas AA
  • 2 palos de helado
  • diverso material de decoración como gomets, témperas, papel seda, aluminio etc

En primer lugar cogemos un vasito de yogurt y hacemos un mejunje con trozos de papel de periódico y cola blanca rebajada con agua y vamos cubriendo todo el vasito.

Mientras se seca, aprenderemos los conceptos básicos de electricidad: ¿Qué es una pila?¿qué papel hace el portapilas?¿cómo se mueve la corriente? Hablamos de cómo los electrones son como las gotitas de agua de un riachuelo, y cómo pasan por los cables como si fueran los canales de sistema de riego que acaba moviendo una noria… que en nuestro caso será el motor de continua. ¿Qué es un motor? ¿qué cosas conocemos que tienen motores?

A continuación nos dedicamos a pintar con temperas de manera libre el vasito para que quede precioso, y mientras se seca…soldamos el motor con los cables del portapilas. Les explicamos que soldar es como pegar papeles con pegamento, pero con metales.

Para juntar el cobre de los cables a las pestañas del motor necesitamos otro metal, que se llama estaño, que el calor se va a fundir y que creará una bolita con todo y ya no se suelta. También utilizaremos con cuidado otra herramienta de mayores: la pistola de silicona. La manejamos con cuidado pegando el portapilas a la parte lateral del robogur, y el motor lo pondremos como un sombrero.

 

Con todo montado, nos toca sacar la parte creativa decorándolo: dos ojos saltones, gomets que simulan botones, capas de superhéroes com papel de seda y charol, pintamos los palos de helado que serán dos de las patas de nuestro robot, etc..

Añadiremos un limpiapipas retorcido al eje del motor, para que cree un efecto desestabilizador de manera que cuando pongamos en marcha el robot le hace vibrar y tambalearse un poquito.
Ya sólo queda poner un bolo de plastilina reciclada dentro del robot (aprendemos valores sobre reciclaje y aprovechamiento de recursos), y pinchar los dos palos de helado y un rotulador sin tape…. Los colocamos equidistantes de manera que el robot se tenga de pie.

Ahora está listo para llevarnoslo a casa en nuestra preciosa caja de zapatos decorada durante el proceso mientras guardamos turno, se secaba nuestro robots, etc.


Y finalmente… llega el momento más emocionante!!! Colocar un papel grande en el suelo, colocar nuestro robot, ¡¡¡ENCENDERLO!!!  Divertirnos con su movimiento renqueante mientras va trazando su trayectoria por el suelo con el rotulador!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *